KALANCHOES: EXPLOSIÓN DE COLOR, por Ines Rial

Diseño sin título (2)

El Kalanchoe (Kalanchoe blossfeldiana) es una planta muy popular debido a la belleza de su floración. Aporta mucho color y es ideal para quienes se inician en el mundo de las plantas debido a la facilidad de su cuidado.

Originario de Madagascar, el Kalanchoe es una planta suculenta de follaje perenne, sus hojas son carnosas color verde oscuro y su floración aparece a finales de invierno con inflorescencias sobre el final de un tallo corto. Estas flores pueden ser simples o dobles y son muy variadas en cuanto a su color, hay de flores blancas, amarillas, rosadas, naranjas y rojas.

En cuanto a sus cuidados, el Kalanchoe es una planta muy rústica y por lo tanto, fácil de mantener. Al ser una planta suculenta debemos darle un sustrato con buen drenaje y regarla en poca cantidad, el exceso de agua no es bueno para estas plantas. Debemos esperar a que el sustrato se seque entre riegos y hacerlo sobre el mismo, no sobre hojas y flores. Si colocamos un plato debajo de su maceta debemos retirar el excedente de agua luego de cada riego. Si la vamos a tener en exterior, debemos darle un lugar de semisombra, ya que el exceso de sol puede quemar sus flores.
Si queremos tener esta planta en en el interior de nuestro hogar, debemos ubicarla en un lugar de mucha iluminación, cerca de una ventana y alejada de cualquier fuente de calor o frío.

Esta es una planta que podemos encontrar en viveros durante todo el año, muy fácil de cuidar e ideal para aportar un toque de color a pequeños espacios.

Foto sacada por: Inés Rial

Comentarios