Esas cosas del artista: FRIDA KAHLO, por Belu Mare

Diseño sin título (2)

Para los que no conocen estos artículos, escribo sobre esas cosas graciosas, raras, únicas que tienen los artistas de ciertas épocas. Esas cosas que si no las buscás muy específicamente no te van a aparecer porque sí. Más que nada porque me parece divertido conocer esos secretos que tenían.

Frida Kahlo nació un 6 de julio 1907 bajo el signo de Cáncer y murió un 13 de julio de 1954. Nacida en Coyoacán, México, es una de las artistas más importantes de la historia. Una de sus obras más conocidas es su obra – Autorretrato con collar de espinas y colibrí – que hizo en 1940 después de su divorcio con Diego Rivera. Una de sus frases más conocidas es: ‘pinto mi
propia realidad’. Estas cosas son las que hacen de Frida únicas. Kahlo en su vida recuerda tener dos grandes tragedias. Una fue el horrible accidente que tuvo en un tranvía cuando era chica que hizo que se rompiera la columna y la pelvis en varios lugares, se quebró el pie y otras cosas que la condenó a una vida entera de dolor y sufrimiento. El otro, Diego Rivera, el gran amor de su vida. Persona que le fue infiel enumeradas veces. Para ella, Diego fue más doloroso que su accidente y todo el dolor que sintió después.

Pero no todo fue tan negativo. Ambos desastres le trajeron muchas cosas positivas, como por ejemplo la pintura y en el dolor encontró su inspiración. Rivera en si también le dio a Frida un empujón en la explosión a nivel mundial, soporte económico y mucho amor. Al fin y al cabo, los accidentes de Frida fueron cruciales para ser quien fue hasta el último día. Más que nada para mostrar su talento. Nadie le desea sufrimiento a nadie pero, sin eso, ¿hubiese ella podido mostrar todo lo brillante de su mente y arte?

Sus papás: Guillermo Kahlo y Matilde Calderón eran una pareja de esas que no entendés como en aquel entonces se juntaron. Él era un húngaro-alemán judío y ella una mexicana súper católica. Tuvieron 4 hijas, la tercera fue Magdalena Carmen Frieda.

Si, F R I E D A. Con el auge del anti fascismo en México por los años 30’, se cambió el nombre alemán Frieda a FRIDA. Desde chiquita sufría de una enfermedad que hoy en día la llamamos Polio, que debilitaba su pierna derecha. Frida empezó a estudiar (1923) en una de las escuelas más prestigiosas de México y ahí empezó a interesarse en la política, pero lo que más le interesó fue quien estaba pintando el auditorio del colegio; Diego Rivera. Y fue en esa época (1925) que pasó lo del accidente del tranvía. Un mes internada en el hospital y muchos meses en cama, el dolor y el aburrimiento la estaban matando. Entonces, decidió empezar a pintar, sin ningún tipo de conocimiento previo.

Todo artista necesita validación de su arte, así que a quien más preguntarle si no es al único artista que ella conocía y tenía al lado porque estaba pintando su escuela, Diego. En 1928, lo encontró, le mostró su pintura y le preguntó si el veía talento en ella, lo cual él respondió: si, absolutamente. El resto era inevitable. Rivera era incapaz de no coquetear con esa chica y fue cuestión de días que empezaron a tener un apasionado romance. El enseguida le propuso matrimonio y ella dijo que sí. En aquel entonces Frida tenía 22 años y Diego 43, pero para los papás de Frida no era un impedimento ya que hacia una
realidad: él podía pagarle todos los medicamentos que ella necesitaba de por vida.
Se casaron el 11 de agosto de 1929. Los primeros años de matrimonio fueron perfectos. Pronto se enteraron de que Frida estaba embarazada pero los doctores le dijeron que por su pelvis fracturada no iba a poder tener su hijo de forma ‘natural’. Pero a los tres meses le avisaron que el feto estaba posicionado de una forma incorrecta y que debía abortar. Frida trató de quedar embarazada 4 veces más pero nuevamente le decían que tenía que abortar o lo perdía. Kahlo se dio por vencida y todo ese amor que tenía por ser madre lo volcó en sus sobrinos y la enorme colección de muñecas.
Algo malo de la relación es que Rivera era súper infiel y eso mataba a Kahlo, o a cualquiera en verdad. Pero lo peor estaba por venir. A ella no le molestaba tanto que se acostara con mujeres desconocidas pero hizo el click y él “no va más” cuando Rivera se acostó con su hermana menor, Cristina. A Frida la quebró. Entonces la relación tomó un nuevo rumbo: lo que llamamos hoy
relación abierta. Este acuerdo empezó a funcionar bien. Kahlo tenía relaciones tanto con mujeres como con hombres pero esa relación que más marco de todas fue la que tuvo con – Trotsky – porque era el héroe de Diego y cuando este se enteró no lo pudo creer y se sintió traicionado.

Mientras tanto el arte de Kahlo estaba tomando cada vez más importancia. Su pintura – Autorretrato con collar de espinas y colibrí – es una de las más importantes y que esconde muchas cosas. La obra enseguida tomó reconocimiento a nivel mundial por sus imágenes y empezó a viajar por todo el mundo.

Cuando Frida volvió de su ‘gira’, Diego le pidió el divorcio (seguía sin poder superar el romance con Trotsky) y nunca se puso bien en si porque ya que después del mismo, seguían viéndose casi todos los días. Pero lo más importante acá para Frida era que ella quería independizarse económicamente de Diego así que empezó a meterle al arte más que nunca.
En 1940 mataron a Trotsky, Frida conocía al asesino y la tuvieron interrogando y detenida por horas. Diego estaba viviendo en California y le pidió que se mudara con él para ahí. Y así fue. Se casaron por segunda vez. Ambos sabían que no iban a ser fieles pero los unía un gran amor y amistad.

Cuando volvió a México, Frida siguió pintando pero esta vez con más dolor que nunca. Su enfermedad estaba en el peor momento. Los tratamiento que hacía eran más dolorosos que la enfermedad en si, como por ejemplo el que la colgaban del techo con bolsas de arena para hacer peso y poder enderezar su columna. Nada funcionaba. En 1950 estuvo todo el año internada en el hospital. Cuando podía pintar, el tema de sus obras era el dolor de su cuerpo.
La conocida obra – la columna rota – muestra a Frida desnuda con su corset para mantener su cuerpo derecho y lágrimas en su mejilla.

frida 2

En 1953 una galería en México presento una muestra en honor a Frida y ella quería ir. Los médicos le dijeron que no podía y ella insistió así que Diego puso una cama en la mitad de la exposición para que ella se acueste allí, llegando en una ambulancia y con los fans esperándola. Todo un personaje, como siempre. Ese mismo año su pierna derecha se le infectó y se la tuvieron que amputar. Cayó en una depresión y trato de matarse.
Cuando ella ya estaba sintiendo que la muerte estaba llegando, escribió en su diario: ‘espero que la salida sea hermosa y espero nunca volver’. Murió la mañana del 13 de Julio.

La imagen de Frida es usada hoy en día como una imagen clásica mexicana.

Comentarios